Fecundacion In Vitro (FIV)

La Fecundación In Vitro (FIV) es el tratamiento más frecuentemente utilizado en el tratamiento de la esterilidad. Es un intento de imitar en el laboratorio lo que ocurre de forma natural en el tracto genital femenino hasta el momento de la fecundación y los primeros estadíos del desarrollo embrionario.

Procedimiento
En condiciones naturales un ciclo menstrual produce un único óvulo. En fecundación In Vitro, sin embargo, la mujer sigue un tratamiento hormonal que favorece el desarrollo controlado y simultáneo de varios óvulos maduros para elevar al máximo el rendimiento del tratamiento. Lo ideal es disponer de entre 5 y 12 oocitos de buena calidad.
Cuando ecográficamente se comprueba que los óvulos dentro del ovario están maduros, estos se extraen en un proceso quirúrgico menor, con sedación y que dura alrededor de 10 minutos. Una vez que los óvulos están en el laboratorio se procesa la muestra de semen para aislar de ella los espermatozoides de mayor calidad. Para mantener la funcionalidad de ambos gametos durante todo el proceso, estos se manejan siempre a 30 0C y suspendidos en medios de cultivo específicos para este tipo de células.
Alrededor de 4 horas tras la punción ovárica, los óvulos se inseminan en una placa de cultivo dispensando sobre ellos un número calculado (50.000 spz aprox.) de espermatozoides de buena calidad. Entre 16 y 18 h después, se comprueba en el microscopio, uno a uno, si los óvulos han sido fecundados.
Los preembiones obtenidos se mantienen en cultivo dentro de los incubadores y se observan diariamente al microscopio, para comprobar cuáles de ellos describen un ritmo de desarrollo adecuado cumpliendo con las divisiones celulares esperadas. A las 48 ó 72 horas desde la inseminación de los oocitos, se seleccionan entre 1 y 3 embriones de buena calidad y se transfieren al útero de la mujer en un proceso indoloro que se conoce como transferencia. Para ello, los embriones seleccionados se cargan en un catéter muy delgado que se introduce bajo control ecográfico en la cavidad uterina por vía vaginal.
Los embriones sobrantes de buena calidad se pueden vitrificar y mantener congelados para ser utilizados en transferencias posteriores sin necesidad de volver a pasar por el proceso hormonal de estimulación ovárica.

¿Para quién?
La fecundación In Vitro está indicada en:
• fallos reiterados con inseminación artificial
• factor masculino moderado
• obstrucción, ausencia o ligadura de trompas de Falopio

¿Quieres más información?


banner